Sociedad Civil Y Seguridad Vial. Parte Iii

Si bien la Sociedad Civil adquiere mayor relevancia en el desarrollo de la vida de una nación no menos cierto es que por la complejidad de su estructura, muy heterogénea, es muy vulnerable por falta de financiación, su valor se explica  posiblemente, dada la situación de descrédito de los partidos, de muchos políticos en el ejercicio del poder político y de algunas debilidades del Estado al no poder cumplir con objetivos propios de sus funciones,

Susodicha vulnerabilidad, convierte a los grupos sociales que conforman la Sociedad Civil, muchas de ellos son  capaces de ser permeados por sectores interesados; razón por la cual pierden en cierto modo credibilidad y esencia.

Sin embargo, el terreno que han ido ganando, aseguran un espacio en crecimiento que ha conllevado a que los partidos políticos vean con recelos en algunas ocasiones a la Sociedad Civil. De hecho, existen experiencias palpables en países del Sur de América, en donde su influencia llega a ser tan enorme que han producido desplazamientos de partidos dominantes en un momento determinado.

]]>

La Sociedad Civil en múltiples oportunidades participa en el sector salud, dentro del sistema de gestión preventivo; así lo hace en lo referente al medioambiente, a la seguridad ciudadana, en lo educativo, en lo relativo a la mujer, la infancia y adolescencia, respeto a los derechos humanos, superación de la pobreza, el rescate de los valores éticos y patrióticos, etc., etc.

La seguridad vial es una forma de violencia, considerada potencialmente pandémica, por tanto es hoy en día tratada por los organismos internacionales, como un problema de salud pública que esta provocando niveles de pobreza cuestionables  en la ciudadanía afectando las economías nacionales y la estabilibidad emocional de millones de familias.

En la República Dominicana los índices de siniestralidad en el 2009 fueron superiores a los del 2008. Y los del 2008 estuvieron por encima de los del 2007,  a su vez, estos indicadores, más elevados de los del 2006.

De modo que, estamos en una espiral donde la tasa de mortalidad  y morbilidad por cada 100,000 habitantes seguirá en aumento si no intervienen los grupos sociales organizados, para demandar políticas públicas adecuadas con la finalidad de detener esta ola de violencia en nuestras calles, avenidas y carreteras como producto de los siniestros de tránsito. Ello significa un aspecto de la seguridad ciudadana, con causas complejas multifactoriales y soluciones multisectoriales. Por lo que la problemática debe tratarse de forma muy particular y ciertos niveles de autotomía.

Mario Holguin / FundaReD

Rep. Dominicana

Dominicano, con estudios realizados en Ingeniería Electromecánica, Energía y Seguridad Vial. Presidente de la Fundación Red de la Dignidad y actual Subsecretario de Estado de Tránsito Terrestre de la República Dominicana. Autor del «Libro Seguridad Vial en República Dominicana. Hacia un Plan Nacional Integral» y numerosos artículos.

Article from articlesbase.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.