De La Econom

JOSE BRECHNER

Los préstamos que está facilitando la Casa Blanca a las empresas con dificultades financieras, están provocando un giro conceptual y material del capitalismo. Si nos guiamos por el «laissez faire» que es la base del mercado libre, las medidas de socorro ponen en jaque al sistema.

La lógica indica que aquellos que manejaron sus empresas equivocadamente, antojadizamente, inescrupulosamente, especulativamente, o incompetentemente, se caigan y sufran las consecuencias de sus actos. Lamentablemente como dejarían en la calle a millones, se les está lanzando un salvavidas monetario jamás vislumbrado.

Las dos empresas que generaron el colapso financiero, Fannie Mae y Freddie Mac –acrónimos de Federal National Mortgage Association (Asociación Nacional Federal de Hipotecas) y Federal Home Loan Mortgage Corporation (Corporación Federal de Hipotecas y Préstamos para Vivienda) respectivamente– fueron las detonadoras de la explosión por estar bajo la tutela del estado, que haciendo el papel de gran hermano otorgó créditos a personas incapaces de cubrirlos, con el fin de hacer las viviendas accesibles a todos los norteamericanos.

Las dos controlan casi la mitad de la totalidad del mercado hipotecario que asciende a 12 Billones de dólares (trillones en inglés).

La sensatez y la experiencia deberían hacer entender que ¡El estado no debe administrar los negocios de las personas! Sin embargo eso fue lo que pasó y estos son los resultados.

Con los créditos, el estado está sirviendo de colchón financiero a la economía privada, lo que traerá dolorosas consecuencias a los contribuyentes.

Los programas sociales que implementará Obama, agudizarán la crisis mucho más. Dos terceras partes de los préstamos están dirigidos a solventar el gasto público.

Estados Unidos está pasando de ser una Economía de Mercado a una “Economía Social de Mercado”.

Fue Ludwig Erhard, Ministro de Finanzas del gobierno Demócrata Cristiano de Konrad Adenauer, que acuñó la denominación “Economía Social de Mercado” en Alemania Federal, después de la Segunda Guerra Mundial.

La definición trae a correlación el aspecto material y social de la economía.

Habla del mercado, para diferenciarse de la intervención y dominio estatal que hubo con el gobierno nazi; y se denomina social para no llamarla “socialista”, teniendo en consideración a los de menos recursos, pero diferenciándola del estado socialista que se siente con derecho a manejar o intervenir en la economía.

Originalmente el único rol del gobierno alemán consistía en regular la competencia, evitando los monopolios y oligopolios.

Con el tiempo, la denominación “social” empezó a cobrar vida propia y se convirtió en un sistema de ayuda, excesivamente caro, que fue a subsidiar servicios y socorrer empresas a costa de los contribuyentes.

Se salió del concepto de Erhard transformándose en un instrumento de preservación de las empresas, en vez de una herramienta que genere su renovación.

Helmut Kohl trató de disminuir la intervención estatal en la economía privada, y cuando lo estaba logrando llegó la unificación, haciendo que el estado salga a auxiliar a sus compatriotas de Alemania Oriental empobrecidos por el comunismo.

Debido a la contradicción interna de su filosofía que trata de combinar las virtudes del mercado con las de la seguridad social  –e hizo que se desviara de su cauce original manteniendo un estado solidario que llega a costarle impositivamente la mitad de su sueldo a cada ciudadano–  la Economía Social de Mercado es fuertemente cuestionada por los alemanes.   

“Un nuevo paquete de estímulos y la economía en declive, provocarán un déficit presupuestal sin precedentes en el 2009, que se estima en 50.000 millones de euros” (67.000 millones de dólares), dijo Volker Kauder, líder parlamentario del partido de Angela Merkel.

Obama en su predio pidió más dinero para inyectar a los maltrechos y aminorar conflictos que harían tambalear su popularidad y enigmático futuro gobierno.

Para salvar a todos, es probable que intente recortar distintos presupuestos, entre ellos el de defensa, como hicieron los europeos. Ese sería un garrafal error.

Sin embargo, haga lo que haga, la crisis no se va a resolver de golpe.

La Gran Depresión duró 10 años, concluyendo recién en 1939 con la Segunda Guerra Mundial, debido a que la política intervencionista del New Deal de Franklin D. Roosevelt fue un rotundo fracaso. La de Obama es similar.

Estados Unidos se recuperó con la guerra, porque el reclutamiento masivo hizo que el país se quedara con una fuerza laboral reducida y hubo ocupación para todos.

La situación de hoy es mil veces peor que la de 1929, y las condiciones económicas adversas son el combustible del radicalismo.

La crisis del Siglo XX hizo que Hitler fuese elegido canciller, y la actual hizo que Obama sea votado presidente. ¿Es Obama un populista con ínfulas de grandeza? No cabe la menor duda.

www.josebrechner.com

Biografía corta


Analista Internacional

Biografía


José Brechner nació en Bolivia. Fue diputado -1985-1989- embajador, y miembro fundador de Acción Democrática Nacionalista, partido político de centro-derecha. Presidió la comisión de Política Exterior del Congreso Nacional de Bolivia y actuó como representante oficial del país ante distintos foros y organismos internacionales, entre ellos, la OEA. Durante su actividad congresal fue catalogado por todos los órganos de prensa de Bolivia, como el mejor parlamentario del país. Columnista de opinión y analista político con presencia regular en prestigiosos periódicos de Latinoamérica, Norteamérica, Europa y el Medio Oriente, es el periodista boliviano más leído en el mundo. Participó en importantes programas televisivos del calibre de «60 Minutes» y «The MacNeil/Lehrer Report». Brechner es activo defensor de la propiedad privada, de la economía de mercado y de las libertades y derechos del individuo.

Article from articlesbase.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.